Cómo prevenir malware en tu computadora y teléfono

Los dispositivos móviles se han convertido en nuestras máximas herramientas en el mundo actual, no hay día en el que podamos vivir sin el uso de un teléfono móvil, una computadora, una tablet, etc. Por ello, es fundamental cuidar de nuestros dispositivos con la mayor precisión para evitar cualquier desgracia.

Seguramente a todos alguna vez nos ha jugado una mala pasada un malware, una amenaza común que afecta a los gadgets que utilizamos en nuestra vida cotidiana.

Un malware (también conocido como software malicioso) tiene como objetivo dañar nuestros dispositivos, ya que este tipo de amenazas se instalan, infiltran o alojan en nuestra lap top, teléfono celular o cualquier dispositivo.

Dependiendo del tipo de malware será la solución, porque no solamente debemos cuidarnos de uno, porque existen varios:

Virus: Es la forma más común de llamar a estas amenazas, sin embargo, y como dato curioso, los virus son el malware menos frecuente de la actualidad. 

Este tipo de software se aloja en los archivos del dispositivo camuflándose para que sea muy difícil de detectar y generalmente llegan a nuestros dispositivos por envíos directos de un solo archivo. Los virus sustituyen el código fuente de los archivos del sistema y son capaces de destruirlos. No obstante, los virus menos agresivos muestran continuamente mensajes de error.

Gusanos: Este malware se reproduce a sí mismo dentro del sistema de nuestro dispositivo atacando programas y archivos en general. La forma más común de adquirir un gusano es a través de mensajería instantánea o mediante brechas de seguridad en el ordenador.

Troyanos: Este nombre de malware te sonará familiar, y es que -tal como la historia del Caballo de Troya- este software malicioso se camufla dentro de un archivo atractivo y suele ser una de las amenazas más peligrosas. Esos troyanos normalmente son creados por hackers que buscan tener acceso a toda nuestra información e incluso a las cámaras de nuestros dispositivos. 

Normalmente podemos ser víctimas de un troyano a través de aplicaciones  que parecen ser atractivas, pero ocultan algo terrible.

Rootkits: Los rootkits son capaces de transformar el sistema de nuestros dispositivos para permitir que sean controlados a distancia sin que detectemos esta nueva función. Estas amenazas suelen instalarse directamente en el dispositivo desde una aplicación engañosa.

Ransomware: Este malware es utilizado para la extorsión digital, ya que obtiene información del usuario del dispositivo para amenazar a la víctima y exigir una determinada cantidad de dinero para no revelar datos o para no eliminarlos. No obstante, dicha información no estará segura nunca más. Un ciberdelincuente puede inutilizar a una fábrica entera mediante este tipo de malware obteniendo el control absoluto de todos los equipos de cómputo y demás dispositivos.

Spyware: Este software recopila información de los dispositivos para transferirla a otros sin conocimiento del usuario. Este tipo de software malicioso puede hallarse frecuentemente en páginas de descargas de películas o música.

Estos son algunos de los malware más comunes a los que nos enfrentamos, aunque cabe resaltar que no son los únicos, así que siempre mantén tus dispositivos digitales con la mayor protección posible para evitar padecer de algún imprevisto con estas amenazas. ¿Cómo?

Quizás después de leer toda la información anterior te encuentres un tanto atemorizado, sin embargo, existen diversas maneras de mantener la distancia ante estas peripecias digitales y aquí mismo te daremos algunas recomendaciones.

¿Cómo mejorar tus defensas?

Antivirus. Nunca des por hecho que el antivirus que cada dispositivo trae por default es el mejor. Un buen antivirus puede marcar la diferencia entre adquirir un malware o no. Existen una gran variedad de softwares antivirus que podemos adquirir para tener la certeza de tener nuestras defensas al máximo. 

Actualizarse o morir. Mantén tus dispositivos siempre actualizados de lo contrario pueden aparecer puntos vulnerables que pueden aprovechar los piratas informáticos para perjudicarnos con algún malware.

Pon atención a los sitios que visitas. Pon atención a los sitios que visitas. No todos los sitios son seguros, así que asegúrate de descargar música o aplicaciones únicamente de tiendas autorizadas o de páginas web certificadas. Además, no deposites tus datos bancarios en páginas web que parezcan sospechosas.

Evita enlaces maliciosos. Es muy fácil que los malware lleguen a nuestros dispositivos por medio de links  acortados, así que evita enlaces externos al sitio que visitas.

Cuidado en las redes sociales. Dentro de las conocidas plataformas que nos permiten estar más cerca de nuestros amigos son muy utilizadas por los piratas informáticos para acceder a nuestra información. Existen una gran cantidad de bots en las redes sociales cuya función es hacerse pasar por contactos legítimos para comprometer nuestra privacidad.

Configura tu correo electrónico. Configura tu correo electrónico. Usa filtros para evitar la llegada de correos que pueden contener contenido dañino. Revisa bien la configuración predeterminada que contiene tu correo electrónico.

Realiza copias de seguridad. Existen amenazas que pueden comprometer tu información y, como ya te lo dijimos, incluso pueden intentar extorsionarte para no eliminar determinados archivos, por ello siempre ten una copia de todo aquello que consideres importante.